EL duende de Zaragoza
 
Autor: José de Uña Zugasti
Col: Sueños de tinta (48)
Edición: Mira Editores
Caract: Año 2015, 232 p, 15 x 23 cms.
ISBN: 978-84-8465-496-4
     
 
Tras la sublevación del 8 de diciembre de 1934 y el estallido de violencia del 5 de abril de 1934, Zaragoza quedó dolida y en estado de alerta, sensible, en una frágil calma social. Propensa a fenómenos, excelencias, milagros. Susceptible a prodigios de otro orden con los que aliviar la inestabilidad ambiente, alimentada por la idea popular de la lucha armada como alternativa a una nueva vida; mientras, en las cloacas de la reacción se gestaba el verdadero golpe armado.

El pueblo, siempre ingenuo, soñaba con traspasar la puerta de los sueños, sin querer reconocer que, tras ella, aguardan las pesadillas. Del Duende se dijo que «el cierzo se hizo verbo y habitó en Zaragoza». Y la mañana del 15 de noviembre de 1934, su voz se dejó oír en el 2.º dcha. del número 2 de la zaragozana calle de Gascón de Gotor.

Y tan insólito acontecimiento, jamás aclarado, cayó en el fácil olvido de los habitantes de una ciudad con permanente tentación al abandono. Por eso, el Autor sintió la viva urgencia de traer a la memoria uno de los hechos más insólitos en ella ocurridos. La aparición de una voz salida del hornillo de una cocina económica no es leyenda urbana, ni fantasía de escritor de provincia; ni, mucho menos, mito relegado al olvido. El Duende de Zaragoza dejó oír su voz, sus vaticinios, sus chascarrillos de forma física. Es una lástima que tan solo se hayan conservado los documentos de prensa. Pero ahí están, en las hemerotecas. Por ser imprescindibles testigos de lo sucedido, el Autor los ha incorporado al cuerpo novelesco y trenzado con ellos parte sustanciosa de la trama.

La aparición de la Voz del hornillo puso en jaque a las dignísimas autoridades locales, achantó al Cabildo, vapuleó a lo más granado de la ciencia médica, soliviantó a masas de desarrapados, enamoró a una joven, a la que «le faltaba un hervor», con el embrujo de las promesas vanas, se amistó con el niño de cuatro años Arturico Grijalbo —único superviviente del misterioso acontecimiento—, por su culpa se desalojó el inmueble... Y el caso se diluyó sin resolverse. Pero ya había sobrepasado el límite provincial, traspasado las fronteras nacionales y su voz reproducida en diarios, semanarios y emisoras, donde llegó a tener una sección fija diaria.

Pese a ello, el Autor se niega a hacer constar la insustanciosa aclaración de «basada en hechos reales»... ¿Cómo podrían ser, si no, los lamentos y requiebros del alma inquieta que enhechizó a Zaragoza toda?...
 


Dirección General de Cultura y Patrimonio. Centro del Libro y la Cultura de Aragón .
Edificio Ranillas. Avda. Ranillas 5 D 50071  (ZARAGOZA)
Tel. 976 716 603 – Fax 976 71 48 08
Privacidad - Aviso Legal - centrodellibro@aragon.es