Torres de Albarracín en su historia
 
Autor: Sonia Moreno Císcar
Col: Maita(6)
Edición: Centro de Estudios de la Comunidad de Albarracín (CECAL)
Caract: Año 2015, 140 p, il, 14,5 x 21 cms.
ISBN: 978-84-606-8841-9.
     
 
La vida que actualmente llevamos es radicalmente diferente de la que se llevaba hace apenas 40 o 50 años. Sin embargo, la de entonces era muy parecida a la de 100 o 200 años atrás.

Una forma de vida más pobre y, sin duda, más difícil pero, según sus propias palabras, más feliz y más cercana a los demás, a la naturaleza, al ciclo de las estaciones y, por lo tanto, a la misma vida.
Hay un rico patrimonio inmaterial en Torres de Albarracín que está a punto de desaparecer, de frágil conservación ya que sus únicos depositarios son los mayores de estos pueblos, con muchos años.

Tenemos una especie humana en peligro de extinción, realmente amenazada. Es el hombre de campo no globalizado, aferrado a sus costumbres y tradiciones, cuya vida ha transcurrido fundamentalmente en su pueblo, sin apenas conocer bien la propia Sierra y mucho menos el resto de España o el extranjero. Muy poco contaminado por las formas de vida exteriores, pero sin continuadores porque sus hijos no han llevado la misma vida ni conocen ni tienen esas mismas costumbres, de la que solo saben por los “romances” de padres o abuelos. 

Al recopilar esta información me ha llamado la atención la nostalgia de las personas mayores con respecto a épocas más duras, en las que tenían muy poco y trabajaban mucho y muy duro, que sin embargo recuerdan como mucho más alegres y solidarias. Todos están de acuerdo en la carencia de comodidades, de cosas materiales que hoy consideramos imprescindibles (tan normales para nosotros como el agua corriente, la luz o la televisión). En las duras formas de vida pero también en que eran más felices, que reían por cualquier cosa, cantaban a todas horas, compartían sus trabajos y sus diversiones, sus conversaciones, sus problemas, sus bromas y sus carencias.  cualquiera estaba dispuesto ayudar al otro a cambio de nada, “hoy por ti, mañana por mí”.

Quizá en este momento de crisis de un sistema financiero que no funciona, con un mundo injusto y desigual, donde en una parte del mundo tiramos lo que otros necesitan, donde somos individualistas y autosuficientes pero con una sociedad estresada e infeliz. Quizá sea un buen momento para volver la vista a estas sociedades tan adaptadas a su medio natural, donde tan apenas había desperdicios, donde la gente no era más por lo que tenía sino por lo que era y lo que era capaz de hacer por los demás, y plantearnos qué estamos haciendo mal y qué podríamos aprender de ellos. Pero para poder aprender de ellos y sobre ellos, primero tendremos que conocer unas formas de vida con las que el progreso y las nuevas tecnologías han acabado y de las que solo tenemos como vestigios los recuerdos de unas cuantas personas con muchos años.
 


Dirección General de Cultura. Centro del Libro y la Cultura de Aragón .
Edificio Ranillas. Avda. Ranillas 5 D 50071  (ZARAGOZA)
Tel. 976 714 934 – Fax 976 71 48 08
Política de Cookies - Privacidad - Aviso Legal - centrodellibro@aragon.es