El villancico en la Catedral de Albarracín
 
Autor: Jesús Mª Muneta Martínez de Morentín
Edición: Instituto de Estudios Turolenses
Caract: Año 2017, 338 p, 23,8 x 33 cms.
ISBN: 978-84-96053-60-1
     
 
El extenso repertorio de villancicos que hoy guarda el archivo de la catedral de Albarracín, referido a todo el siglo XVIII y gran parte del siglo XIX, nos hace comprender el intenso trabajo y responsabilidad de los maestros de capilla, en particular en las fechas que precedían a la Navidad y al Corpus Christi. A la actividad del maestro de capilla como escritor o elección de textos, seguía la tarea de componer  y la de ensayar en la capilla las partes vocales e instrumentales.

La constitución de la Santa Iglesia Catedral de Albarracín, de 1593, establece las obligaciones y dotaciones de todos lo estamentos catedralicios: “Establece que en dicha Iglesia hay un Maestro de Cantores, a él compete regir la capilla de cantores en todos los oficios que se cantan con órgano, según las costumbres y disposición del Cabildo, tanto en la Iglesia como fuera de ella…”. En el Libro de Cuentas de 1785, se determina el oficio, obligaciones y emolumentos que corresponden al maestro de capilla: “Este beneficio es para gobernar la música, componer  las letras y enseñar a los infantes…”

No encontramos en el archivo de Albarracín ninguna composición en romance del siglo XVI y primera mitad del XVII alusiva a la Navidad o Corpus Christi, a excepción de un Tono a 4, Borrador del Quarto Tono al Smo. Sacramento: Qué dulcemente hiere el amor, de Matías Capitán (Mateo Romero, Rosmarin, 1575-1647), cantor y maestro de la Capilla Real española. Son pocos los ejemplares de villancicos de durante el siglo XVII en esta catedral, no así las noticias acerca de los villancicos  que se cantaron  con motivo de estas festividades y los gastos extraordinarios que ocasionaban. EL cuerpo más grueso de villancicos se da durante el siglo XVIII, en su segunda mitad, y se prolonga hasta la muerte del maestro de capilla José Felipe Teixidor y Latorre, acaecida en 1836. A continuación, debido a la desamortización de bienes elesiásticos decretada por los Gobiernos de Madrid de 1834-1836, durante la regencia de María Cristina, la capilla de música fue reducida en cantores e instrumentistas, que la incapacitaron para alcanzar el nivel de las décadas anteriores.

Estudio y transcripción Jesús María Muneta Martínez de Morentín.
 


Dirección General de Cultura y Patrimonio. Centro del Libro y la Cultura de Aragón .
Edificio Ranillas. Avda. Ranillas 5 D 50071  (ZARAGOZA)
Tel. 976 716 603 – Fax 976 71 48 08
Privacidad - Aviso Legal - centrodellibro@aragon.es